El naturalista digital

La gente se ha detenido a observar la biodiversidad desde siempre: la variedad de vida en la Tierra, en todas sus formas y niveles. La descripción de nuevas especies y el mapeo de su distribución fue una actividad importante en el desarrollo de la biología y ecología. Hoy en día hay cientos de millones de observaciones y datos relacionados con la biodiversidad en museos, herbarios, colecciones, bases de datos, cuadernos de campo y publicaciones de todo tipo.

Los biólogos con vocación de campo, desde que tenemos uso de razón, recordamos registrar nuestras observaciones en el “cuaderno de campo“, herramienta imprescindible del naturalista y el biólogo. Con el tiempo se desarrollan bases de datos para manejar de forma más eficiente el volumen de datos derivados de la infinidad de observaciones registradas. De este modo estamos en disposición de enviar la información registrada (citas, censos, recuentos, comportamientos, etc.) a los diferentes atlas, planes de monitoreo o trabajos puntuales que se llevan a cabo con el fin de evaluar tendencias o actualizar distribuciones de la especies.

Naturalista en el campo. Foto: Alba Aguión

A pesar de esta abundancia de datos, la fracción de información que está disponible y accesible de forma libre a los interesados sigue siendo mínima. Resulta crítico mejorar el acceso a esta información para abordar y getionar los desafíos y problemas emergentes sobre biodiversidad y sostenibilidad derivados del desarrollo humano.

Gracias a herramientas globales como e-Bird, iNaturalist o Observation.org podemos poner nuestro cuaderno de campo (con toda la información necesaria asociada) a disposición de otros investigadores, naturalistas, biólogos, fotógrafos, etc. De esta manera se genera un banco de datos universal con infinidad de utilidades en investigación y conservación.

Este tipo de ciencia ciudadana “especializada” se basa principalmente en observaciones en el medio natural. Una observación registra un encuentro con un organismo individual en un momento y lugar particular. Esto incluye, además de avistamientos directos, encuentros de señales de organismos como huellas, nidos, deposiciones o restos de todo tipo.

Gracias a plataformas como e-Bird, iNaturalist o Observation.org podemos poner nuestro cuaderno de campo a disposición de otros investigadores.

e-Bird es una plataforma centrada en el censo y conteo de aves, donde además de registrar las especies y el número de ejemplares en un listado amigable, se cuantifica el esfuerzo realizado en tiempo y distancia recorrida. Se pueden realizar conteos estacionarios, con desplazamiento, o empleando otra serie de protocolos estandarizados. Se generan además puntos interesantes para la observación de aves, que otros ornitólogos podrán tener como referencia.

iNaturalist es realmente práctica ya que mediante las observaciones (de flora y fauna) basadas en fotografías se cargan los metadatos directamente de las mismas al subirlas a la aplicación. De esta manera podremos subir gran cantidad de información con muy poco esfuerzo, y participar en infinidad de proyectos globales que se desarrollan en la misma plataforma.

Observation.org permite, además de subir fotos, enlazar links de vídeos desde youtube o vimeo, e introducir información muy detallada de cada avistamiento, posee plataformas locales que ofrecen listados concretos de especies de interés regional.

En todas ellas se incluye un mapa interactivo donde georreferenciar perfectamente la observación o cita. En estas herramientas las identificaciones de especies son revisadas por la comunidad o por curators/especialistas en cada grupo. Así una vez validadas, pasando esta criba, podrán ser utilizadas para fines científicos por las personas o instituciones que lo requieran.

Otras aplicaciones más locales como Observadores del mar, Biodiversidade Ameazada o Biodiversidad Virtual son plataformas muy interesantes centradas en Galicia, España y Portugal, tanto en el ámbito terrestre como marino, con proyectos concretos de seguimiento.

Galeus melastomus. Foto: Gonzalo Mucientes, BEC.

Como ejemplo de funcionamiento de este tipo de plataformas digitales os dejamos una entrevista que nos hizo Tony Iwane, curator de iNaturalist, sobre nuestros intereses científicos y observaciones volcadas en su web: Observation of the Week, 11/14/17

Ecoloxía Azul lleva un tiempo recopilando información sobre tiburones pelágicos en las costas gallegas (ver proyecto), y ha creado un mapa de distribución de los avistamientos de tintoreras y peregrinos en nuestras costas. En él (mapa actualizado) se pueden consultar las localizaciones, especie, número de tiburones y otros datos de interés.

Heatmap de las observaciones de tiburones pelágicos en Galicia.

Además hemos abierto el proyecto Elasmobranches of Iberian and European waters dentro de la plataform iNaturalist con la intención de fomentar y facilitar la introducción de datos basados en registros fotográficos por parte de los colaboradores.

Quenllas en el muelle de Muros. Foto: Toño Maño
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: