Peces que no se mueven

Parece que el mar es infinito y apenas ofrece barreras al movimiento de las criaturas que lo habitan. En su día ya hablamos de cómo se mueven los peces, pero hay peces que se mueven poco, muy poco. Hoy queremos hablaros de una especie de sobre conocida por los lectores de Ecología Azul, el pinto y/o maragota. Resulta que los machos de esta especie, en la época de reproducción, se hacen fuertes en una zona muy pequeña del fondo del mar. Tan pequeña que en ocasiones apenas comprende 4 o 5 pequeñas rocas adyacentes. Durante unos meses no se moverán de esa zona a donde intentarán atraer hembras que depositen sus huevos, para luego fertilizarlos. Hasta aquí nada nuevo. Lo curioso de esta especie, es que año tras año seleccionan las mismas piedras para sus tareas reproductivas. Hoy traemos, en primicia mundial, documentos gráficos que así lo demuestran. Se trata de uno de los casos mas radicales de fidelidad espacial que se conocen, mantenida además durante muchos años.

El pinto/maragota es uno de los casos mas radicales de fidelidad espacial que se conocen en peces

Fijaos en este pinto, fotografiado en una roca muy concreta en el canal que separa San Martiño de Faro, en las Islas Cíes, en el mismo mes de dos años diferentes.

Picture2

Se parecen mucho ¿verdad?… ¡porque es el mismo individuo! Fijaos en los dibujos de la cara: el patrón facial de pintos y maragotas permite reconocerlos individualmente.

El patrón de coloración facial nos permite reconocer pintos/maragotas individualmente

Fijaos ahora en esta maragota que fotografiamos y marcamos cerca de las Islas Estelas en el año 2010, y de nuevo dos años más tarde (ya sin marca). El patrón de la cara es exactamente el mismo. Es el mismo animal.

Picture3

Por último, os presentamos a este macho, protagonista del documental Marcados para Sobrevivir, que marcamos en 2011 y avistamos en la misma roca durante todo 2011, 2012 y 2013. De este macho además tenemos información extra, puesto que seguimos sus movimientos con telemetría acústica durante 16 meses, como sabéis.

Picture4

Además del patrón facial claro e idéntico en ambas fotos, esta claro que es el mismo pez, pues está marcado por nosotros.

Son solo tres ejemplos de fidelidad extrema a una escala pequeñísima: la misma roca. En el caso del pinto se trataba de una roca bastante grande (1.5 m de altura aprox), y en el caso de la maragota de Estelas, la encontramos muchas veces a lo largo de 3 años cerca de un trozo de metal de un pecio (el Ivy) de aproximadamente 1 metro de longitud. La última maragota (conocida como Ulises) la encontramos siempre en una roca muy baja y alargada, de no más de 1.5 metros de longitud, y dispuesta en el medio de la arena que rodea al arrecife de Viños, en las Islas Cíes. En este mapa resumimos dónde se realizaron las observaciones, siempre en el entorno del Archipiélago de Cíes.

Picture6

Existe un caso todavía más llamativo que es un pinto que domina una roca en el bajo conocido como “Los Ciegos”, en la Ría de Vigo, que según nuestro colaborador J. Irisarri lleva en la misma roca más de 15 años. Impresionante!

 

 

3 comentarios sobre “Peces que no se mueven

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: